Buscar con Google

Edición 551
Portada
Inicio
Tradución
Favoritos
Recomendar Página
Cartas al Director
 
Libro de Visitas
  Firma el libro de visitas Firmar el Libro
Este es el punto donde dejan su firma quienes visitan este sitio.
.
Ediciones Anteriores
Amigos de PF
.
En esta Edición
SALVADOR ALLENDE
Venezuela
Andalucía
Andalucía quiere ser
independiente
Otro Chile
LA ESPERANZA EN OTRO CHILE
Víctor Barrueto, presidente del PPD:
“No habrá cuarto gobierno
de la Concertación”
Balance autocrítico
Balance autocrítico de mi militancia revolucionaria
Detenidas desaparecidas
Detenidas desaparecidas que estaban embarazadas
Jorge Montealegre
El poeta del campo
de prisioneros
pasado nuestro
El pasado nuestro
de cada día

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Andalucía

quiere ser independiente

Sin la menor duda, con voz fuerte y clara y con todo el sabor del hablar de su tierra, David, José y Carlos definen como “independentista y revolucionaria” la organización juvenil a la que pertenecen, que lleva el nombre de “Jaleo”. Y debido a esa misma convicción, asumen sobre sus hombros, sin pestañear siquiera, nada menos que parte de la lucha por la liberación de Andalucía del Estado español, el mismo enemigo que tiene el pueblo vasco. Y aunque al parecer todavía no son grandes masas, tampoco están solos: junto a Nación Andaluza, otro grupo independentista, integran la Izquierda Nacionalista Andaluza.

 

CARLOS, José y David, miembros de la Izquierda Nacionalista Andaluaa.

David y José, estudiantes de 24 años, y Carlos (25) impresionan por sus opiniones tajantes y, a la vez, reflexivas. Los tres poseen un fuerte pensamiento crítico frente al mundo actual, sólidas convicciones “anticapitalistas” y una actitud de solidaridad total hacia los pueblos que luchan por sus derechos, como lo hacen vascos, kurdos y mapuche, entre otros.
Por eso utilizan a menudo los conceptos de “dignidad” y “justicia social” cuando aluden a las reivindicaciones y derechos del pueblo andaluz. Y tal como catalanes y vascos, creen que el Estado español sigue siendo un invento antiguo en plena vigencia, hecho a la medida de los conquistadores castellanos. Los tres jóvenes andaluces, luego de juntar dinero para financiar la travesía, lo que no les resultó fácil, acaban de visitar Chile y algunas zonas de la VIII Región, donde se asientan las comunidades mapuche más activas agrupadas en la Coordinadora Arauco-Malleco. Y volvieron a sus casas impactados por lo que vieron en el sur de Chile y por la posibilidad de conversar con los lonkos sobre las diferencias y parecidos entre la lucha mapuche y andaluza. “Nos sentimos como en nuestra casa junto a un pueblo hermano que está combatiendo por sus derechos nacionales, su dignidad, su tierra, su identidad y cultura. ¡Vamos! Nos hemos sentido orgullosos de haber pisado suelo mapuche”. Y, de pasada, aprovecharon el tiempo para dar a conocer “nuestro proceso de liberación nacional para conseguir la dignidad y la libertad para el pueblo trabajador andaluz”.

HISTORIA DE
SIETE MILLONES

Muy poco se sabe de la lucha por la independencia de Andalucía, región del sur de España de siete y medio millones de habitantes, entre cuyas ocho provincias figuran Cádiz, Sevilla, Málaga y Granada.
Carlos: “Andalucía acaba justo con el comienzo de la conquista de América, cuando el 2 de enero de 1492 se conquista al-Andalus por parte del imperio castellano”.
David: “Los puertos principales hacia América estaban en Andalucía, pero no fueron los andaluces quienes financiaron esos barcos, porque estábamos oprimidos por los castellanos. Fue la corona castellana la que empujó la colonización”.
¿Cómo definen el proyecto independentista actual?
José: “Andalucía vive bajo la dominación de un gobierno central, manejado por el Partido Popular, de derecha. Su política es destructiva con los derechos nacionales, sean catalanes, vascos, andaluces o gallegos. La política de Aznar busca acentuar la unidad ficticia del Estado español, mediante la violencia. A comienzo de los 80 se consiguió la autonomía, luego de grandes luchas del pueblo, pero con los años nos hemos dado cuenta que los males que se pretendía eliminar con el gobierno autónomo siguen existiendo. Fue una autonomía-trampa. Por eso optamos por la independencia y la justicia social. Por una Andalucía soberana”.
¿Pero cuáles son los soportes de una identidad andaluza?
Carlos: “Primero debemos decir que durante la dictadura franquista se intentó formar una identidad artificial española, a través de ciertos rasgos culturales tomados de Andalucía (el flamenco) y de Castilla”.
David: “España siempre ha tenido una política imperialista y ahora ese imperio lo acoge el Estado español, cuya unidad se basa en una identidad española artificial y en la monarquía. Durante la transición posfranquista, los pueblos exigían libertad y nos salieron con el invento de la autonomía para acallar las voces disidentes”.
José: “Andalucía tiene como identidad el flamenco, el cante jondo, las fiestas populares, su propia gastronomía, también el hambre de tierra del campesino, la emigración forzosa y nuestra historia: al-Andalus, el período de mayor esplendor en las ciencias, la poesía y las letras, fue ahogado en sangre por el ejército invasor castellano.
¿Y los gitanos?
David: “Es un sector oprimido y marginado. Aunque en Andalucía los gitanos están impregnados de nuestra identidad y son guardianes de muchos de los rasgos de identidad, como el flamenco. Su lengua, el caló, ha impregnado la modalidad andaluza de hablar”.
¿El de Andalucía es un proceso histórico singular?
Carlos: “Tenemos una postura anticapitalista y revolucionaria frente al Estado español. El Estado español es una construcción imperialista, eso es claro, y Andalucía es una colonia del Estado español. Sufre una marginación cultural que debemos reivindicar. Estamos incertos en un proceso económico -del Estado español y de la Comunidad Europea- que destruye el medio ambiente. Por eso somos anticapitalistas”.
David: “Solidarizamos con los vascos y con otros procesos de liberación nacional”.
José: “El internacionalismo parte de elaborar lo nacional, de la tierra, de la cultura. Nos sentimos hermanos de cualquier pueblo oprimido por el capitalismo y el imperialismo. Tenemos grandes barreras que superar. En nuestro territorio hay bases de Estados Unidos, británicas y españolas. Son los perros guardianes, por si el pueblo andaluz se levanta y expulsa a estos parásitos. Poco a poco iremos ganando lo que es nuestro: la tierra”
L.P.I.


La Unión Europea y la vergüenza

¿Qué les parece que en Europa la tendencia sea formar una amplia comunidad económica y política?
José: “Los politólogos hablan de globalización de los procesos económicos, pero las reivindicaciones nacionales de los pueblos mapuche, kurdos o andaluces son los derechos históricos. Los grandes capitalistas se pasean por el mundo arrasando la identidad, las culturas y las economías. Por eso creemos que el nacionalismo revolucionario y de clase es fundamental para parar la máquina imperialista, expresada en el terrorismo de Bush. La autodeterminación de los pueblos es fundamental para frenar el capitalismo y el imperialismo”.
David: “La creación de comunidades más amplias debe hacerse a través de los pueblos. Que no sean impuestas como lo hizo el Estado español o la Unión Europea. El Estado español entra a la UE porque lo deciden los gobernantes. Eso le conviene a los grandes capitalistas. Incluso ahora, la UE está elaborando una Constitución pero la gente no ha tenido voz”.
Carlos: “El Estado español entra a la UE sin preguntarle a nadie. Hay informes que dicen que la integración en la UE no es beneficiosa para Andalucía, pero sí para los intereses de las economías industriales del Estado español. El euro es una vuelta de tuerca más. La UE es la estrategia de expansión imperialista de las economías alemana y francesa. Y no responde a nada más. Incluso en la Constitución que se aprobará sólo tienen derecho a voto los estados, no los pueblos”.
David: “Como consecuencia del ingreso a la Unión Europea nos han impuesto reducciones en la producción agrícola, que es la primera fuente de la economía andaluza, y nos imponen cuotas de producción para el aceite sin importar las consecuencias”.
José: “La política franquista hizo que el norte desarrollara lo industrial. Hoy, el Estado español y la UE han relegado a Andalucía al sector turismo y a mendigar. Se construyen hoteles para las vacaciones de los ricos, mientras los andaluces son los camareros de esa gente o tienen que emigrar al norte de Europa en busca de oportunidades. El otro papel es ser la guardia policial, el muro de la vergüenza es la frontera andaluza, para que los hermanos africanos y del Magreb no lleguen a tocar el gran pastel de los países ricos. Nada vendrá de bueno de la UE y del gobierno español. Sus políticas no han servido para dar dignidad y trabajo al pueblo andaluz. Por eso nuestra opción es revolucionaria”

 

Si te gustó esta página... Recomiéndala