Editorial 890
Documento sin título
Buscar
Ultimo editorial

Homenaje

Carta al director
Ediciones Anteriores.
En Quioscos
Archivo Histórico
Acto Miguel Enríquez
Discursos:
- Carmen Castillo
- Melissa Sepulveda
- Lorenza Soto
- Felipe Quezada
- Coordinadora Arauco-Malleco
Autobiografía de un rebelde
Regalo

Editoriale 890

El modelo intocable

 

El domingo 17 de diciembre tendremos la séptima elección presidencial del periodo de transición a la democracia. Se ignora cuál de los candidatos resultará electo presidente de la República. Al parecer esta nueva “fiesta de la democracia” -como suelen calificarla los políticos-, tendrá un final muy estrecho. En cambio, se puede afirmar con absoluta certeza que el modelo neoliberal -que instauró la dictadura mediante el terrorismo de Estado- continuará siendo la piedra angular del sistema que rige en Chile.
El modelo de economía de mercado -en rigor, “el sistema”- tiene que ver no solo con el manejo mercantilista y deshumanizado de la economía. Es mucho más: incursiona también en los terrenos de la conciencia colectiva y en el modo de vida de los ciudadanos a los que cautiva con el consumismo y esclaviza con el endeudamiento. El modelo es el pivote que sostiene la institucionalidad a través de una Constitución Política ad hoc. La arquitectura institucional autoritaria permite que las miasmas del modelo contaminen las leyes, las relaciones sociales, la cultura y los hábitos de vida de la población. Los instrumentos pedagógicos y mediáticos tributarios del modelo, se encargan de conformar la corriente de opinión necesaria para elegir “democráticamente” a las autoridades y someter los intereses colectivos a los de una minoría.
Para llegar a este punto en que un sistema económico-social oligárquico se ha hecho hegemónico, fue necesario un proceso de destrucción de la Izquierda y de su ideario de solidaridad, igualdad y justicia social. La aplicación simultánea de represión a los trabajadores y de vía libre a la oligarquía para que modelara un nuevo sistema económico, social y político, constituyó una contrarrevolución en que las fuerzas armadas y policiales fueron utilizadas -una vez más- como verdugos del pueblo.
Chile lleva más de 40 años gobernado por una minoría cada vez más reducida que actúa a través de las instituciones, los partidos políticos, los medios de desinformación, etc. En los hechos, el poder reside en una plutocracia cuyas ganancias se han visto incrementadas en forma brutal en el último cuarto de siglo. Chile ha alcanzado de esta manera niveles de desigualdad social que lo ubican entre los países más injustos del mundo.
La administración reformista de la presidenta Bachelet no ha sido una excepción en esta línea de gobernar para los ricos. Las ganancias operacionales de las principales empresas privadas alcanzaron a 15,3 billones de pesos en 2015 y subieron a 16,5 billones en 2016, lo que significó un aumento de 8,2%, según la Superintendencia de Valores y Seguros (ver cuadro estadístico en esta página). Las ganancias han crecido a tasas más bajas en este periodo. Esto se debe a la ralentización de la economía y no a que las políticas públicas no hayan favorecido suficientemente a los empresarios.
El capital financiero, entusiasta protagonista del modelo, goza de excelente salud. Los bancos tuvieron tres mil millones de dólares de ganancias entre enero y octubre de este año, un incremento del 8,15% en relación al mismo periodo del año pasado.
En definitiva, la desaceleración de la economía la pagan los trabajadores. Así lo demuestra el reajuste de 2,5% nominal en los salarios del sector público. Durante este gobierno el reajuste real total llega sólo al 1,61%, muy inferior a lo otorgado en periodos anteriores. Ese abuso se puede cometer con impunidad porque los trabajadores carecen de una organización sindical independiente y leal con los intereses de los asalariados. Los partidos de la Nueva Mayoría, a su vez, han callado para no dañar sus intereses electorales.
El empresariado no se equivocó en 2014 cuando hizo importantes aportes a la campaña electoral de Michelle Bachelet. Los empresarios conocían perfectamente el programa reformista de la candidata de la Nueva Mayoría. Sus objeciones y críticas posteriores se refieren más bien a aspectos formales que al contenido de las reformas. La oligarquía está consciente que el modelo necesita modernizarse para consolidar su dominación. El programa del candidato Piñera busca legitimar la hegemonía del modelo. Su objetivo en lo político es construir una derecha liberal que pueda atraer a sectores decepcionados de la Nueva Mayoría. En lo económico se propone alcanzar tasas de crecimiento que permitan generar ganancias mayores al empresariado del que él forma parte.
El proyecto de la derecha se ve facilitado por la ausencia de una alternativa de Izquierda que desenmascare el modelo neoliberal. El candidato de la Nueva Mayoría, Alejandro Guillier, se propone profundizar y perfeccionar las políticas del actual gobierno, lo cual equivale a mantener la economía de mercado y sus consecuencias sociales. De modo que el 17 de diciembre el modelo instaurado por la dictadura no se verá impugnado.
Levantar una alternativa democrática y popular mayoritaria costará muchos esfuerzos. Al desprestigio de la política y de los partidos, se suman otros obstáculos. Entre ellos el efecto negativo que -por falta de una autocrítica sincera en la práctica- tuvo el desastroso final de los “socialismos reales”, que ha demonizado hasta la palabra socialismo. Otro factor en la desconfianza hacia la política y los partidos es la corrupción. No se trata de un fenómeno nuevo, pero ahora ha alcanzado niveles insospechados. Afecta a las más altas cumbres de las instituciones civiles y militares, y deja en evidencia la complicidad de la política con los negocios. La construcción de una alternativa tendrá que hacerse cargo también de la penosa realidad que viven miles de familias por la masificación de la droga y la delincuencia. Estamos en presencia de una sociedad enferma que necesita recrear valores para recuperar su dignidad y luchar por sus derechos.
La distancia entre la realidad que vive la mayoría de los chilenos y la política, es sideral. Un indicador elocuente es la abstención electoral que señala la falta de un actor político-social capaz de movilizar millones de voluntades.
La destrucción de principios y valores humanistas y solidarios constituyen los triunfos vergonzantes del sistema que saldrá airoso el 17 de diciembre.
Otra vez se han soslayado asuntos tan importantes como la recuperación de las riquezas naturales y de las empresas del Estado privatizadas por la dictadura; la justicia tributaria; los salarios y pensiones miserables; el trabajo precario; las jornadas laborales excesivas; la política exterior, sumisa a los dictados del Departamento de Estado y lejana de la solidaridad latinoamericana. No hay asomos tampoco de rectificación en la política racista y represiva contra el pueblo mapuche, que desde 1990 ha cobrado la vida de catorce comuneros mapuches y que bajo este gobierno ha utilizado la Ley Antiterrorista y ha intentado el siniestro montaje de la Operación Huracán.
La consolidación del modelo neoliberal constituye un desafío para los que no aceptamos someternos a la injusticia. Es una tarea para una nueva Izquierda política y social despojada de dogmas y sectorismo. Capaz de acometer una revolución cultural que desplace de la conciencia colectiva los antivalores del neoliberalismo.

PF

(Editorial de “Punto Final”, edición Nº 890, 8 de Diciembre de 2017).


www.puntofinal.cl
www.pf-memoriahistorica.org
¡¡Suscríbase a PF!!

 

Punto Final
Translation

Google Translate

En esta edición

Una oportunidad para la Izquierda

El Estado subsidia negocio de la salud privada

Abren forado a los Consejos de Guerra

Y luego nos preguntamos por qué

El poder de la persuasión

En edición impresa

Lenin y la cultura contemporánea

El poder de la UDI

En defensa del río sagrado

Represión y cohecho contra Aguirre Cerda

El país del miedo

¿Por quién vota el sujeto neoliberal?

Visita